¿EXISTEN LAS DISTINTAS REALIDADES?

IMG_4192

 

¿EXISTEN LAS DISTINTAS REALIDADES?

Parece mentira, a veces, pensar que esa situación que vivimos, por muy trivial que sea, nos resulte tan diferente a nosotros mismos  y a los demás que la viven junto con nosotros, como puede ser que lo que a mí me gustó tanto, para alguien más resulte tan estresante, para alguien sea extremadamente maravilloso,  y para otro, pasó inadvertido….

Sera que es cierto que vivimos los hechos SOLAMENTE a partir de lo que SOMOS, de nuestra esencia, de nuestras expectativas, de nuestra historia personal…

Una pequeña historia, solo como ejemplo….

CARLOS Y EL CONTROL DE SEGURIDAD

Carlos y su familia, se dirigen en el coche rumbo a casa de Alberto, su primo, Carlos va serio y hasta un poco enojado, para variar salieron 10 minutos tarde, Laura se retrasó decorando el pastel para la comida, y dejando lista la casa para cuando vuelvan.

Durante el trayecto Carlos va muy inquieto, van conocer el nuevo departamento de su primo Alberto, en el nuevo club de golf, Carlos recuerda lo cercanos que solían ser, hasta que Alberto consiguió ese excelente trabajo.

Laura  le pide a Carlos maneje con cuidado, ya que el pastel que lleva en las piernas es muy delicado y quiere que llegue en buen estado, está segura que a todos les va a encantar, es la receta especial de la  abuela de Carlos y el postre favorito de todos.

Carlitos, el hijo mayor,  en el asiento de atrás, está muy nervioso, estas reuniones familiares le asustan un poco, se pregunta si el tío Alberto todavía tendrá ese perro tan grande que recuerda de la última vez que se encontraron en el parque, él hubiera preferido quedarse en casa mirando películas.

Luis, el hermano menor,  va de lo más  emocionado, no recuerda muy bien a sus tíos ni primos, pero seguro la pasaran increíble, leyó en internet que en los edificio donde viven sus tíos hay boliche, cine, alberca, caray ojalá se puedan quedar hasta tarde, bueno no tanto, debe estar en casa a las 9, por que pasan por el para ir a la fiesta de su clase…

Por fin, llegando a los departamentos, se encuentran con la caseta de vigilancia, Carlos baja la ventana y el guardia después de saludar muy amablemente le pregunta a Carlos a donde van, Carlos le indica el nombre y el número de apartamento, el guardia tarda 5 minutos en verificar la información,  le pide su identificación, y que encienda la luces interiores y abra la cajuela, mientras tanto otro guardia se acerca por atrás con un perro de vigilancia y alumbra la parte de abajo del coche.

Carlos se  indigna totalmente, le grita al guardia que de ninguna manera va a permitir que lo traten de esa manera, que no sabe con quién está tratando, el guardia le explica que para entrar debe seguir  las reglas y  revisar su auto, que es por seguridad y que todas las visitas deben pasar por los mismo controles.

Laura se asusta de la reacción de Carlos y piensa que si tardan más su pastel podrá comenzar a derretirse, y seguramente todos esperan ese postre con muchísima ilusión,  le pide a Carlos que se tranquilice y que por favor permita al guardia hacer su trabajo, que piense en el pobre guardia que solo sigue ordenes, le pide que lo haga por ella y por ver a sus primos, le dice que sus hijos están asustados, que se tranquilice, no puede evitar sentir ganas de llorar.

Carlitos, a sus 17 años no puede del miedo, le aterra pensar que su papa le haga algo al policía y este lo detenga, y entonces él tendría que manejar, además, se imagina que si en este lugar tienen tantas medidas de seguridad, seguramente es porque es muy inseguro, desea con todas sus fuerzas que su papa dedica irse y vuelvan a casa, pero no se atreve a decir nada, cierra los ojos y mira hacia el suelo.

Luis por otro lado, disimuladamente saca su celular y empieza a filmar la escena, más tarde la subirá a YouTube y será divertidísimo verla, solo tiene que tener cuidado que no salga la cara de su papa, eso sí podría hacerlo enojar, se pone los audífonos y escucha música a máximo volumen,  piensa en otra cosa, ya se calmara su papa, como siempre.

Después de insultar al policía y gritarles a su esposa e hijos, Carlos se baja del coche y abre la cajuela.

Minutos después entran al fraccionamiento y se estacionan, listos para bajarse a “disfrutar” una deliciosa comida en casa del primo Alberto, claro cada uno con un muy particular punto de vista y expectativas……

 

Aquí vemos claramente como un pequeño hecho, es interpretado de una manera tan diametralmente distinta por cada uno de los que lo vivimos, a esta distinta interpretación podemos añadir que la gran mayoría de las ocasiones, no nos detenemos a pensar que esa MI interpretación, nada tiene que ver con TU interpretación, y lo único que hacemos es juzgar la REACCIÓN del otro, o bien esperar que ese otro reaccione como nosotros esperamos, pero, desde su perspectiva, eso es casi imposible….

 

0 comentarios

Escribe tu comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Agradecemos tu participación.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>